MexicoUSAItalyFrench

En comparación con la mayoría de los países de América Latina, el Producto Interno Bruto (PIB) de México mantendrá un incremento persistente desde ahora hasta el 2018, apoyado por una importante demanda de Estados Unidos, sumando un efecto positivo de las reformas que pueden entrar en vigencia en éste año.

En el reporte semestral “Global Economic Prospects”, calculan que la economía mexicana creció 2.5% durante el 2015, y para el presente año se pretende obtener hasta 2.8%, tomando una expansión moderada logrando llegar al 3.2% para el 2018.

En el pronóstico para México estipula que independientemente del efecto negativo que se ha llevado a cabo con la austeridad fiscal, la actividad productiva se verá beneficiada por la debilidad del peso, situación que contribuye al fortalecimiento del sector manufacturero exportador.

Por la parte de la Inversión Productiva, sobresale que aún falta recoger el efecto positivo de las reformas que están en proceso, particularmente la reforma energética y  que consideran será un incentivo de inversiones.

Tomando como precaución la disminución en los flujos de capital, los economistas advierten que el riesgo de inestabilidad podría afectar la expansión estimada para los principales beneficiarios regionales de capital foráneo, y ésta situación puede considerar medidas para estabilizar el flujo de capital en un corto plazo.

El Banco Mundial nos indica que es probable que la tensión financiera se mantenga durante un ciclo limitativo, iniciado por la Reserva Federal de EU y las crecientes tensiones geopolíticas que han dejado en espera algunas de las inversiones en México.

Para éste informe Ayhan Kose, director del Grupo Perspectivas de Desarrollo Económico del Banco Mundial, informa lo siguiente: “El riesgo de turbulencias financieras aumentará los costos del endeudamiento”, ésta situación podrá generar un desgaste en las condiciones crediticias sobre todo para los emisores internos o de la región.

La moneda tendrá su recuperación después de la recesión económica que ha frenado una independencia financiera, y en donde también la actividad económica mundial no ha presentado cambios después de haberse contraído un 0.9% en el 2015.

Como diagnóstico para  éste 2016, en  América Latina habrá tres economías que estarán en recesión: Brasil, Ecuador y Venezuela. En el caso de Brasil, ha registrado un segundo año de contracción económica, actualmente presenta un -2.5%, y es una caída menos acentuada que del año pasado (-3.7%). Por su parte Venezuela presenta por tercera ocasión una disminución de 4.8% después del 2015, que se generó una baja de 8.2%

Los impulsores de la economía regional para el presente año será Panamá con una expansión estimada de 6.2% y República Dominicana que permanece con un 4.6%.

Por Diana López.

MexicoUSAItalyFrench